Lo único, lo irrepetible

Cada nuevo proyecto es una llamada a explorar nuevos territorios con la calidad, exclusividad y dedicación como guía de todo el proceso de creación de nuestras invitaciones.

Diseños únicos, con identidad propia, que reflejan cien por cien la personalidad de los novios. Materiales diferentes, cuidados y de calidad, como papeles artesanales, telas, madera, van cogiendo forma hasta crear lo que será la carta de presentación de un día muy especial.

Análisis e idea

Conocer cómo sois y qué es lo que queréis trasmitir con vuestras invitaciones, es el primer paso del proceso de creación.

A partir de este punto, comienzan a generarse las primeras ideas y la fase de gestación de las mismas.

BOCETAJE

Inspirados en el “toile de jouy”, un tejido de algodón estampado con dieños monocromáticos, que representan escenas campestres tranquilas y evocadoras, comenzamos a realizar distintos bocetos dibujados a mano de lo que sería una de las escenas principales de la boda, el lugar de la ceremonia.

MATERIALES Y TONALIDADES

Decidir el soporte en el que se realizarán las invitaciones, así como la gama cromática y resto de materiales que intervendrán en el diseño es fundamental.

Siguiendo la línea clásica y elegante del “Toile de Jouy”, elejimos un papel verjurado de 300 grs. de gran calidad libre de ácidos, una gama cromática de azules, convinando el prusia y el azul ultramar y como técnica la acuarela.

ACUARELA Y CALIGRAFÍA

Una vez definidas las ilustraciones, se realizarán de forma detallada y se comienza el trabajo en acuarela.

Una vez realizadas las ilustraciones en acuarela, se digitalizan y se maquetan, creando todos los elementos que conformen la invitación.

En este proyecto, para seguir con esa línea tradicional marcada por el “Toile de Jouy”, todos los textos están caligrafiados a mano con una precisión exquisita a tinta y plumilla y con una tipografía de estilo Cursiva Inglesa decorada.